Home > Blogs > La alfabetización en salud: una guía para mejorar la comunicación con el paciente

La alfabetización en salud: una guía para mejorar la comunicación con el paciente

Según Health Education England (2020), las instituciones sanitarias deben garantizar que la información que facilitan, y la forma en la que se comunica, están a un nivel adecuado para que la mayoría de la población pueda entenderla.
La alfabetizacion en salud Armstrong Medical | Medical Device Manufacturer

¿Qué es la alfabetización en salud?

«La alfabetización en salud se refiere a los conocimientos y competencias para acceder, entender, evaluar y aplicar la información sobre la salud en la toma de decisiones sobre la atención y cuidado sanitario» (Public Health England).

¿Por qué es importante?

Según Health Education England (2020), las instituciones sanitarias deben garantizar que la información que facilitan, y la forma en la que se comunica, están a un nivel adecuado para que la mayoría de la población pueda entenderla. El bajo nivel en alfabetización en salud es una de las principales barreras que impiden a los profesionales sanitarios transmitir eficazmente la información a las personas a su cargo (Chapman et al 2020). De acuerdo con El Fondo Nacional para la Alfabetización (2017), (National Literacy Trust, en inglés), uno de cada seis adultos en Inglaterra tiene el nivel más bajo de alfabetización. La alfabetización en salud también está relacionada con La Medida de Activación del Paciente (PAM, por sus siglas en inglés), que es la medición del conocimiento, habilidades y confianza de un individuo para manejar su salud, crucial mejores resultados de autocuidado (NHS Inglaterra, Servicio Nacional de Salud en español, 2018).

¿Cuál es el problema?

El nivel de lectura en la población adulta del Reino Unido corresponde a los 9 años (Rowlands et al 2015) Esto se aplica al 43 % de la población. La mitad de los pacientes se verá afectado por este problema. Esta misma cifra la comparten otros países de primer mundo como Estados Unidos, Europa y Australia. La información en el ámbito sanitario está redactada con un nivel de lectura que corresponde a jóvenes de entre 14 y 16 años, por lo que hay una brecha entre lo que se ofrece y lo que los pacientes entienden.

Los tres métodos que ayudarían a cerrar la brecha son: desarrollar las habilidades del público mediante la mejora en la educación, mejorar las habilidades de comunicación de los profesionales sanitarios y mejorar la redacción de la información sanitaria.

Asimismo, sabemos que tres de cada cuatro pacientes no conocen los efectos secundarios de los medicamentos que toman y que uno de cada cuatro pacientes no sabe ni por qué están en el hospital en primer lugar (Nicholson Thomas et al 2017). El día de mañana, los pacientes tendrán que hacer frente a problemas de salud por ello.

Puede que a los pacientes con un nivel bajo de alfabetización en salud les cueste gestionar enfermedades a largo plazo, tomar la medicación correctamente, cumplir las recomendaciones de los profesionales sanitarios y entender los hábitos de vida necesarios para combatir la enfermedad (Lamb y Berry 2014). A su vez, es posible que a los pacientes con un nivel bajo de alfabetización en salud les resulte difícil hacerse cargo de la salud de sus hijos y/o de cualquier otra persona que necesite cuidados. En entornos comunitarios y de atención primaria, un nivel bajo de alfabetización en salud puede resultar en que no se busque atención médica a tiempo (Protheroe et al 2009). La falta de visitas rutinarias a centros de salud y la ausencia de medidas para prevenir la enfermedad resultan en pacientes diagnosticados en fases avanzadas de la enfermedad y mayor riesgo para la salud, incluyendo la muerte. Los pacientes a los que les cuesta entender la información sanitaria es más probable que no acudan a las citas rutinarias del médico. No poder leer la información sobre los planes previstos para después del alta o no poder orientarse en el hospital hace que se pierdan citas, lo que supone malgastar el tiempo y los recursos del personal.

Las personas con bajo nivel de alfabetización en salud tienen más probabilidades de ser ingresadas en el hospital por problemas de salud urgentes (O’Conor et al 2020), mientras que las personas que reciben el alta hospitalaria sin comprender su diagnóstico y/o los nuevos medicamentos tienen más probabilidades de volver a ser ingresados (Cloonan et al 2013, Bailey et al 2015).

Técnicas para mejorar nuestra comunicación

1.Explicación Doble.

Explique la información utilizando un lenguaje sencillo y evite la terminología. Es nuestra responsabilidad hacer que la medicina sea entendible y accesible para todo el público, se debe tener en cuenta que los pacientes no tienen por qué saber de lo que hablamos. Pídales que le expliquen a Ud. lo que acaba de explicarles para saber si lo han entendido. Si no es así, intente usar otras palabras, imágenes o símiles.

2.Dividir y Comprobar.

Si se da mucha información, divídala en secciones. Vaya sección por sección explicando la información al paciente y pídale que repita la explicación. Al final, resuma las secciones para comprobar si han entendido todo.

3.Hágalo Sencillo.

Imagínese que debe explicárselo a un niño de 8 años, ese es el punto de partida. Las frases deben ser cortas. Utilice siempre los mismos términos. Si, por ejemplo, usa el término «tensión alta», no use después «hipertensión», puede que el paciente desconozca que se trata de lo mismo si tiene dos nombres diferentes.

4.Ofrezca Ayuda.

Asuma que nadie puede leer. Si parte de esa suposición y ajusta la comunicación una vez conoce a los pacientes, se reduce el riesgo de perder algún paciente. Quienes no sepan leer, no lo dirán. Existe mucho estigma y vergüenza al respecto.

Herramientas para optimizar la redacción

Si está creando cualquier contenido para pacientes o público general, compruebe la legibilidad mediante un evaluador de legibilidad en línea. Flesch Reading Ease Score es una herramienta disponible en línea para redacciones en inglés, debe aspirar a una puntuación superior a 80 para que sea comprensible para el público en general.

Cómo se traducen las puntuaciones Flesch Reading Ease Score a la dificultad de lectura

Puntuación de lectura
Clasificación descriptiva
Nivel de lectura estimado
90-100
Muy fácil
5.º de primaria
80-90
Fácil
6.º de primaria
70-80
Algo fácil
1.º de ESO
60-70
Estándar
2.º y 3.º de ESO
50-60
Algo difícil
4.º de ESO y Bachillerato
30-50
Difícil
Universidad
0-30
Muy difícil
Graduado de la Universidad

Cuestione las palabras que utiliza día a día y que no sean jerga médica en concreto. Asimismo, existe un sistema de puntuación denominado Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCER), que califica las palabras en una escala que va de A1 a C2, en el ámbito de contenidos sanitarios para el público general deberá elegir palabras de nivel A1 y A2.

Health Literacy graph
  1. Byrne D (2022) Understanding and mitigating low health literacy. Nursing Standard  

     doi: 10.7748/ns.2022.e11875 

  2. Chapman E, Haby MM, Toma TS et al (2020) Knowledge translation strategies for dissemination with a focus on healthcare recipients: an overview of systematic reviews. Implementation Science. 15, 1, 14. doi: 10.1186/s13012-020-0974-3 

  3. Cloonan P, Wood J, Riley JB (2013) Reducing 30-day readmissions: health literacy strategies. Journal of Nursing Administration. 43, 7-8, 382-387. doi: 10.1097/NNA.0b013e31829d6082 

  4. Eichler K, Wieser S, Brügger U (2009) The costs of limited health literacy: a systematic review. International Journal of Public Health. 54, 5, 313-324. doi: 10.1007/s00038-009-0058-2 

  5. Health Education England (2020) Health Literacy ‘How to’ Guide. library.nhs.uk/wp-content/uploads/sites/4/2020/08/Health-literacy-how-to-guide.pdf (Last accessed: 7 July 2022.) 

  6. Lamb P, Berry J (2014) Heath Literacy – The Agenda We Cannot Afford to Ignore. Community Health and Learning Foundation, Leicestershire. 

  7. National Literacy Trust (2017) Adult Literacy. literacytrust.org.uk/parents-and-families/adult-literacy (Last accessed: 7 July 2022.) 

  8. NHS England (2018) Module 1: PAM: Implementation – Quick Guide. www.england.nhs.uk/wp-content/uploads/2018/04/patient-activation-measure-quick-guide.pdf (Last accessed: 7 July 2022.) 

  9. Public Health England, UCL Institute of Health Equity (2015) Local Action on Health Inequalities: Improving Health Literacy to Reduce Health Inequalities. assets.publishing.service.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachmentdata/file/460709/4a_Health_ Literacy-Full.pdf (Last accessed: 7 July 2022.) 

  10. Rowlands G, Protheroe J, Winkley J et al (2015) A mismatch between population health literacy and the complexity of health information: an observational study. British Journal of General Practice. 65, 635, e379-e386. doi: 10.3399/bjgp15X685285 

  11. O’Conor R, Moore A, Wolf MS (2020) Health literacy and its impact on health and healthcare outcomes. Studies in Health Technology and Informatics. 269, 3-21. doi: 10.3233/SHTI200019 

Conoce al autor - Dominique Byrne

Conoce al autor - Dominique Byrne

Profesional de cuidados críticos avanzados, Portsmouth Hospital University Trust

Artículos Relacionados