Desmitificar la humidificación en la UCI

Inspire es el blog mensual de Armstrong Medical, una empresa que da vida a los cuidados respiratorios.

2nd June 2022

Teniendo en cuenta el entorno actual tan ajetreado de nuestro sistema sanitario, con tanto personal nuevo y una gran presión sobre los recursos, ahorrar tiempo y costes es esencial.

La humidificación de los pacientes puede ser un fenómeno confuso, ya que es necesario aprender cómo funciona, cuándo aplicarla y qué es lo que mejor funciona para cada paciente, además de comprender el equipo médico necesario para el tratamiento.

Analicemos la humidificación.

Tanto para los pacientes ventilados como para los no ventilados hay dos opciones: humidificación activa o pasiva.

Humedad absoluta y humedad relativa

La humedad se refiere a la cantidad de vapor de agua que hay en un medio gaseoso [1]y es el proceso de aumento del contenido de humedad del aire, en función de la temperatura del gas. La humedad se expresa como humedad absoluta y/o humedad relativa. La humedad absoluta (AH) es la cantidad de agua en un determinado volumen de gas, normalmente expresada en mg H2O/L de volumen [1,2]. La humedad relativa (HR) es la cantidad de vapor de agua en un volumen de gas, expresada como porcentaje de la cantidad de vapor de agua necesaria para saturar completamente el mismo volumen de gas a la misma temperatura y presión [1].

Nuestra capacidad natural de humidificación

Durante la respiración espontánea, el aire que entra en las vías respiratorias superiores se calienta, se humedece y se satura de forma natural. En la carina, a una temperatura corporal normal (37 °C), la humedad absoluta es de 44 mg H2O/L.

¿Qué ocurre al ventilar artificialmente a un paciente?

Cuando se ventila artificialmente a un paciente con un tubo endotraqueal o una traqueotomía, estos mecanismos naturales de humidificación se obvian, lo que significa que se elimina la capacidad natural del paciente de filtrar, humidificar y calentar el aire inspirado. Esto puede dar lugar a un aumento y espesamiento de las secreciones mucosas, a la depresión de la función ciliar y, por tanto, al cese del transporte mucociliar, lo que puede conducir a un mayor riesgo de infección, a un deterioro de la eliminación de las secreciones y a la atelectasia.

Humidificación pasiva – HME

En el circuito hacia el paciente, se puede colocar un filtro HME (intercambiador de calor y humedad). Los HME retienen parte del calor y la humedad exhalados por el paciente y los utilizan para calentar y humedecer la siguiente inhalación, replicando así la capacidad natural del cuerpo para calentar y humedecer el aire. Los HME pueden ser hidrofóbicos o hidroscópicos y pueden aumentar la resistencia al flujo de aire, no solo durante la inspiración, sino también durante la espiración. Aunque puedan parecer rápidos y fáciles de colocar, los HME aumentan el espacio muerto, algunos más que otros, teniendo notablemente mayor efecto en los niños que en los adultos. Este aumento del espacio muerto disminuye la ventilación alveolar y eleva la PaCO2. Además, los filtros HME pueden obstruirse con fluidos o secreciones, causando posibles problemas adicionales si no se cambian regularmente y añaden peso al circuito, aumentando el riesgo de desprendimiento del tubo. Sin embargo, cuando se trata de transportar al paciente, parecen ser la opción más popular.

Humidificación activa

La humidificación activa utiliza dispositivos que añaden moléculas de agua, gas y temperatura. Existen diferentes tipos, pero los más comunes son los de «baño de agua», basados en la pasividad. Con la humidificación de paso, se coloca una cámara de agua sobre una placa calefactora, una bolsa de agua estéril introduce agua en la cámara para crear el vapor y el gas que va al paciente recoge la humedad y el calor y lo transporta al paciente a través del circuito de cables calefactados. Para ello, se utilizan cables conectados a un circuito de calefacción y a la cámara/humidificador, lo que garantiza que el paciente reciba los gases calentados de forma óptima, rápida y eficaz.

¿Elegir la humidificación activa o pasiva?

La decisión de someter a un paciente a una humidificación activa o pasiva suele basarse en el protocolo del hospital, teniendo en cuenta el coste, la tasa de infección, el nivel de conocimientos del personal y la facilidad de aplicación, entre otras cosas. Los dos tipos de humidificación tienen ventajas: la pasiva es más fácil de transportar, y la activa es la mejor opción para los procesos de ventilación más largos, especialmente cuando hay un aumento de las secreciones o hemoptisis. Algunos de los circuitos de primera calidad cuentan con tecnología permeable al vapor, lo que reduce significativamente el riesgo de que se produzca condensación y problemas asociados a ella.

Sabemos que las decisiones relativas a la humidificación activa o pasiva seguirán en el aire durante muchos años, pero es importante recordar los beneficios fundamentales de proporcionar humidificación (en cualquier método) a los pacientes que requieren asistencia respiratoria.

Si observamos la anatomía de nuestro cuerpo, y en particular de nuestros pulmones, y tenemos en cuenta todas las funciones para las que están diseñados, nos quedaríamos maravillados.

Referencias

[1] Gross JL, Park GR. Humidification of inspired gases during mechanical ventilation. Minerva Anestesiol. 2012;78:496–502

[2] Haitham S, Ashry A, Modrykamien A. Humidification during mechanical ventilation in the adult patient.Biomed Res Int. 2014;2014:715434

Nuestros circuitos de ventilación ofrecen tanto humidificación activa como pasiva.

AquaVENT<sup>®</sup> VT Ventilator Circuits

Products > Breathing Circuits

AquaVENT® VT Ventilator Circuits

CombiFlex<sup>®</sup> – Invasive Ventilation (Passive Humidification)

Products > Critical Care

CombiFlex® – Invasive Ventilation (Passive Humidification)

Si tiene alguna pregunta sobre la humidificación, póngase en contacto con nuestro Equipo de Formación Clínica.